viernes, 24 de abril de 2015

Me rindo


Me rindo.

Tu ganas.

Adiós a la MTBCN.

Seamos realistas. No he podido correr más de 15 días en los últimos dos meses por la dichosa fascitis. Corro un día y tengo que estar cuatro parado, cojo y muy dolorido.

Podría engañar a cualquiera menos a una persona, a mi mismo. No estoy preparado para un reto de este calibre.

¿Podría correr? Seguro.

¿Podría acabar la carrera? No tengo la menor duda.

¿Pero a que precio? Aquí radica el problema. El precio es demasiado alto si tengo en cuenta que, como corredor de mierda que soy, no me gano la vida con esto y la repercusión de tirar de cabeza y casta cuando el cuerpo no está preparado es demasiado elevada.

Hagamos una lectura positiva de la situación. Pierdo una batalla, pero no la guerra. Debo ponerme serio, aplicarme con ahinco y tesón para solucionar este problema que hace demasiado tiempo que dura.

En el calendario hay más pruebas pronto a las que no estoy dipuesto a renunciar, aunque abandonar la MTBCN es excesivamente doloroso. Es la de casa. Es la más grande. Es a la que más cariño le tengo.

Ya la correré el año próximo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario