sábado, 21 de septiembre de 2013

Todo listo para las V Ermites



Todos listo y preparado.

En 6 horas me levanto para correr la Ruta de les V Ermites.

Si, sólo V, no las X. Para las X hay que ser un valiente. Eso y no tener en mente una maratón de asfalto a final de año, motivo más que suficiente para no meterme 50km en las piernas a estas alturas.

Llevo toda la semana repitiendome que no será más que un entreno largo. Kilometros para fortalecer cara a Castellón. Pero no se a quién quiero engañar.

Os cuento lo que pasará y cómo pasará.

Llegaré a la línea de salida rodeado del resto de los que también corren. Me quedaré en un discreto segundo plano, abstraido en mis pensamientos manteniendo un silencio absoluto, completamente concentrado.

Esa concentración me llevará a un estado de semitrance en el que se hará el silencio a mi alrededor. Ya no habrá nadie. Sólo estaremos los 25km que tengo por delante y yo.

Nos hablaremos. Nos conoceremos. Y pactaremos no hacernos daño y disfrutar.

Cerraré los ojos en la cuenta atrás y seré consciente del disparo de salida por que los de mi alrededor arrancan a correr, no por que lo haya oido. Y correré.

Salida rápida, acelerada. La excitación tira de todos. Y yo dejaré que me pasen. No tengo prisa.

Nunca la tengo.

Y la carrera se dibujará en mi cabeza. Y sabré que, en breve, muchos de los que ahora me apartan a codazos no podrán con su alma. Comenzaré a adelantar corredores y a ser consciente de mis capacidades, lamentablemente, gracias a las debilidades de otros.

Y entonces la idea de siempre empezará a tomar forma en mi cabeza: Quedar entre los 50 primeros.

Ese ansia de mejorar, de superarme cada día, de luchar contra mi sombra por ser mejor que la única persona que estoy seguro de poder ganar: a mi mismo, me invadirá con todas sus fuerzas y se apoderará de mi cuerpo. Posesión Vudú de un cuerpo debil dirijido por una mente poderosa.

Llegaré exhausto, pero feliz. Seguramente más feliz que el que gane e infinitamente más agotado.

Eso si, con buen sabor de boca por haber dado más allá de lo que humanamente creí que sería posible. Quede entre los 50 primeros o el último. Satisfecho por haber acabado.

El lunes os cuento cómo ha acabado la cosa. Toca hacer de labrador otra vez tan pronto cómo acabe la carrera.

1 comentario:

  1. Son las 11:34 y seguro que ya habrás acabado la cursa de las V ermites, esa bonita ccursa que espero hacer algún día si las lesiones se portan bien. Espero sobre todo que la hayas disfrutado y, desde luego, que la hays acabado. Y si ha sido entre los 50 primeros, también te diré que no me sorprenderá puesto que te conozco y sé que, una vez ahí metido, te dejarás llevar por el equipo que forman la cabeza y el corazón y habrás tirado y tirado y aprovechado la energía que te da el ir adelantando a corredores para posicinarte delante. El lunes nos cuentas, ok?

    ResponderEliminar