viernes, 24 de mayo de 2013

El Portell de l'Infern

No es el entreno más duro que he hecho. Ni tan solo creo que le pueda llamar entreno.

No fue el terreno más complicado sobre el que he corrido. Mas bien todo lo contrario.

No fue una distancia larga, pese a ser una de las que mas me hace disfrutar.

Fue correr por el mero placer de correr. En silencio. En plena naturaleza. 

Os pongo en antecedentes. El pasado fin de semana decidimos pasarlo en la casita del huerto que la familia posee muy cerca del Parque Natural de Els Ports, a las afueras de La Sénia.

El lunes 20 de Mayo era segunda pascua y por lo tanto festivo en Barcelona, lo que quería decir que disponíamos de un fin de semana largo. La excusa perfecta para desconectar un poco. Invitamos a Tony, Sandra y sus retoños a venir con nosotros. Les faltó tiempo...

El lunes quise enseñarle a Tony uno de mis santuarios. Quizás el mas bonito de todos. La mañana empezaba bien. Caía una lluvia muy fina que dibujaba en el cielo un arco iris brillante y colorido como pocas veces he visto en mi vida.

Llegamos en coche hasta el pantano de Ulldecona, lleno a rebosar cómo no lo había visto jamás. Aparcamos en el parking del restaurante y empezamos la marcha. Objetivo, ascensión al Portell de l'Infern. Una ruta circular de aproximadamente 16km desde el punto de partida. En algunos tramos del recorrido, en los días claros llega a verse el mar, que se encuentra a unos 40km de distancia de este punto.

Y aquí me paro. El resto dejaré que lo expliquen las imágenes. Os dejo también el enlace a la ruta en Wikiloc, por si alguno pasa por allí y se anima.
 
Y no me olvido, gracias a Laura por enseñarme la zona y el recorrido. Tenim encara més d'una pendent tu i jo.








No hay comentarios:

Publicar un comentario