martes, 16 de abril de 2013

De Munich 72 a Boston 2013





No voy ni a frivolizar ni a especular con el asunto. Lo que sucedió ayer en la linea de meta de la maratón de Boston es muy grave.

Hoy, pasadas casi 24 horas desde el suceso y en el momento de escribir esto, todavía no se conoce la autoría de los hechos. Nadie ha reivindicado nada. Ningún grupo armado se postula como el autor del atentado. Ni siquiera ha aparecido ningún tarado que justifique con cualquier locura una acto como este. Nada.

No voy a entrar en valoraciones de juicio sobre la gravedad del asunto. Hechos similares ocurren a diario en países del tercer mundo, en el que cruentas guerras civiles o "acciones bélicas preventivas" son el pan nuestro de cada día y no por ello son menos graves que lo acontecido ayer en Estados Unidos.

Pero debido a la afinidad y pasión deportiva de aquellos que se encontraban participando en la prueba si que me pongo en la piel de aquellos que lo vivieron en primera persona. Tras 4 horas corriendo por un trazado como el de Boston, cuando ya puedes oler el arco de meta y sabes que esto toca a su fin, mientras la inmensa alegría y satisfacción de acabar algo tan duro como una maratón te invade.. En ese instante... Boom... Caos repentino... Dolor y muerte a tu alrededor, si es que has tenido suerte y no te ha tocado a ti.

Lamentablemente no es algo nuevo esto de atentar contra pruebas deportivas. Un ejemplo brutal es el de la masacre de Munich 72, donde un grupo radical llamado Septiembre Negro secuestró y asesinó a varios integrantes de la delegación Israelí.  En su momento conmocionó al mundo, como lo de Boston de ayer.

Supongo que como la mayoría de vosotros hoy, como muchos de los que tenemos la ilusión de poder correr uno de los Six Majors algún día, esto no va a frenar mis ganas. Es mas, Boston ha pasado a ser la primera de la lista si algún día consigo poder acudir a una de estas citas.

Hoy es un día triste para el atletismo y al deporte en general, sobretodo para el aficionado anónimo que hace de esto de correr su pasión y se encuentra, de repente, sin culpa alguna, con la última carrera de su vida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario